10 Cosas que distinguen a los genios

Sin duda alguna, hay cosas básicas que distinguen a los genios del resto de los mortales, como saber un montón de idiomas, ir muy adelantado en el colegio o ser muy bueno en el ajedrez. Pero también hay otros signos que distinguen a los genios de las personas con un coeficiente intelectual común, y que jamás podrías haber pensado que eran realmente importantes. ¿Quieres conocerlos?

1. Enfermedades mentales

Se suele distinguir a los genios como seres un tanto excéntricos. Un cerebro desarrollado de una forma diferente a la normal puede adaptarse al entorno de forma diferente, incluyendo dentro de esto la posibilidad de generar trastornos mentales. ¿Los más comunes? El trastorno de déficit atencional o el trastorno obsesivo compulsivo.

2. Garabatear

Los artistas y los genios tienen la capacidad de pensar de forma abstracta, por lo que es más común presentar las ideas de forma gráfica, de forma que sean más fáciles de entender. Es por esta razón que garabatear puede ser una buena forma de abrir las ideas creativas y permitir desarrollar nuevos conceptos por aquellas personas que tienen un coeficiente intelectual elevado.

3. Otros puntos de vista

En general, los genios fueron ignorados en su época por sus inventos o descubrimientos, considerándolos disparatados o poco importantes. Esta norma nos hace creer que probablemente vean el mundo de una forma diferente a como la vemos el resto de personas.

4. Hobbies triviales

En la historia se ha visto que los grandes genios tienen hobbies completamente triviales que no aportan ningún tipo de placer personal. Esto puede deberse a la necesidad del cerebro de concentrarse en actividades no tributarias para recuperarse de las sesiones intensas; o puede tener que ver conque ven de forma diferente la trivialidad.

5. Ojos azules

No es que las personas de ojos azules sean más inteligentes, sino que el color de ojos puede determinar en qué áreas somos mejores. Las personas de ojos azules suelen ser excelentes en el ámbito de las ciencias académicas; mientras que los de ojos oscuros son mejores en actividades deportivas.

6. Pechos más grandes

Las mujeres inteligentes tienen más de una cosa a favor, y una de ellas es que suelen tener un escote voluminoso. Esto está relacionado con el hecho de buscar una pareja reproductiva: ya sabemos qué es lo primero que miran los hombres a la hora de elegir a su pareja perfecta, y parece que lo segundo es la inteligencia. Por eso, el pecho grande y la inteligencia van de la mano. También hay un tema de desarrollo: un cerebro bien formado y que funciona correctamente puede producir más de las hormonas que controlan el crecimiento del pecho.

7. Alcoholismo

El alcoholismo puede ser una de las cosas que distinguen a los genios. Extraño, ¿verdad? Esto se debe a que la experiencia de beber alcohol es algo bastante desestresante, no tanto por el hecho de hacerlo sino mismo por la actitud. No en vano hay estudios que dicen que los niños inteligentes tienen más posibilidades de volverse alcohólicos.

8. Insomnio

Las personas inteligentes no suelen guiarse por los parámetros normales de la sociedad, lo que “se debe hacer”. Por esta misma razón, suele haber un alto porcentaje de insomnio entre los genios. Esto se puede deber a que suelen tener una mente hiperactiva a la que le cuesta más dormir o que las horas en la noche son más tranquilas para realizar actividades personales.

9. Uso de drogas

Diversas encuestas han demostrado que, mientras mayor sea el coeficiente intelectual de la persona, más experimenta con drogas ilegales. Los hombres en su mayoría eligen la metanfetamina, el éxtasis y el alcohol; pero también suelen no fumar tabaco, tener una dieta saludable y tener una mayor posición social y económica. ¿Por qué las drogas, entonces? Porque la gente inteligente siempre está buscando cosas nuevas.

10. Virginidad y masturbación

Se suele creer que las personas con un alto nivel intelectual suelen pasar menos tiempo de intimidad con otras personas, y aunque se cree que el problema suele ser un factor puramente social, es algo más complicado. La testosterona actúa en contradicción con los químicos que influencian la inteligencia, de hecho, la testosterona bloquea la inteligencia. Por otra parte, las personas más inteligentes suelen estar menos dispuestas a tomar riesgos, y sin duda alguna, el sexo es uno de esos riesgos.

Via:identidadgeek